Ya no te escondo

20190322_204708_0001.png

Antes, cuando te miraba, sentía rabia. Porque aparecías en el peor de los momentos. Porque por más que trataba de esconderte, salías a la luz a pasearte, avergonzándome, cuando menos lo necesitaba. Y entorpecías mi camino, porque al intentar empequeñecerte, te revelabas, augmentando aún mas tu tamaño, haciéndote dueño de mi vida.
Hubo un día que, ya cansada, y por probar, me senté delante tuyo, y simplemente, te escuché.
Y de repente, eso a lo que temía, aquello que tanto pretendía esconder, tenía sus propias razones de ser. Y tuve ganas de abrazarte, de pedirte disculpas, porque ví que solo buscabas el lugar que te correspondía. Solo querías ser visto.

Te pido disculpas, sombra. Porque creo que nunca había caído en la cuenta de lo tierno de tu esencia, y de lo importante que eres para mí.
Desde entonces, respetas mucho más mi espacio. Desde que te miro, y te escucho, no te enfadas ni sales sin avisar. Bueno. Ya no lo haces tanto.

Y últimamente, incluso me atrevo a hablar del monstruo que vive en mi casa, ya no en el sótano, sinó en un lugar digno.

Esa es mi sombra, esa es mi herida. Y esa soy yo también, guste a quién guste.

Lo que esperas de mí

20190321_230720_00014852326707796309204.png

Proyecto contínuamente mis expectativas fuera, en el otro. Como si algo hubiera ahí, que va a salvarme la vida.

Como si tú, lo tuvieras todo para hacerme feliz… Como si todo el sufrimiento se desvaneciera por el mero hecho de que te quedes a mi lado.
Y eso, difícilmente va a funcionar. Ni tú llevas la responsabilidad de hacer posible mi felicidad, ni yo tengo tanto poder como para hacerte infeliz.
El intercambio sucede más liviano si no pretendo cargarte con el peso de mis expectativas, y si en vez de esperar a que las cumplas, me pregunto cómo fué que sigo siendo como un niño, esperando que la mano de alguien tenga la capacidad de llevarme al paraíso.
Son mis pasos, y no los tuyos, los que configuran mi camino, y qué bien, amor, si los tuyos, desean acompañarme…

Marta Esteve.