Qué será de nosotros

Cuando te miro, totalmente absorta, con esta dulce música de fondo, me pregunto qué será de nosotros. Cuando te miro, amor, y no consigo encontrar un ápice de tu ser que no me parezca absolutamente perfecto, me pregunto, qué es lo que pasará.


Qué pasará, el día en que mi cuerpo ya no tenga esa chispa intrínseca a la novedad, en el que hoy te pierdes y exploras como si de un bosque encantado se tratara. Qué pasará, el día en que estos ojos tuyos que hoy me miran, no causen esta explosión casi insostenible en mi interior, que desata tal intensidad, que me desbordo, navegando entre la alegría y el miedo a perderte. 
Cómo sostendremos el saber que la transformación es inevitable?


Que tu y yo, amor, trascendamos ese cambio, dependerá de qué permanece el día en que la química se diluya, el día en que sepamos que este baile loco de hoy, terminó. Y quién sabe. Quizás queramos seguir en ese andar más sereno, más de compañeros, más de amigos, también de amantes y muy de cómplices. En un andar donde existan destellos y la estela que rememore los primeros tiempos.

Amando, y cuidando nuestras luces y nuestras sombras. Porque al que amo hoy, yo sé, no es del todo real. Porque a la que amas hoy, deberías saber, no es del todo real. Sabiéndolo, tal día, la caída quizás será mas suave, y con suerte, nos amaremos mejor.