Lo que esperas de mí

20190321_230720_00014852326707796309204.png

Proyecto contínuamente mis expectativas fuera, en el otro. Como si algo hubiera ahí, que va a salvarme la vida.

Como si tú, lo tuvieras todo para hacerme feliz… Como si todo el sufrimiento se desvaneciera por el mero hecho de que te quedes a mi lado.
Y eso, difícilmente va a funcionar. Ni tú llevas la responsabilidad de hacer posible mi felicidad, ni yo tengo tanto poder como para hacerte infeliz.
El intercambio sucede más liviano si no pretendo cargarte con el peso de mis expectativas, y si en vez de esperar a que las cumplas, me pregunto cómo fué que sigo siendo como un niño, esperando que la mano de alguien tenga la capacidad de llevarme al paraíso.
Son mis pasos, y no los tuyos, los que configuran mi camino, y qué bien, amor, si los tuyos, desean acompañarme…

Marta Esteve.